martes, 23 de agosto de 2016

Néstor

Hemos ido alguna que otra vez al Museo de Néstor. Menos de las debiéramos, seguramente. Hemos ido atraídos por la pintura del genial artista, sobre todo por los cuadros que componen sus Poemas: el Poema del Mar y el del Amor. Nos encantan. Esta última vez fuimos por algo más sugerente aún, si ello fuera posible. Nos anunciaban una visita guiada al Museo con una representación llena de música, luz y colores, con la que nos irían mostrando cuadros y objetos varios, de la mano de un grupo de artistas que habían preparado el evento con total profesionalidad. Estuvimos y gozamos. Nos dio la bienvenida un fauno que se movía entre típicos vestidos con los trajes de Néstor y, nos acompañó el fauno por las distintas salas hablándonos de este y aquel cuadro, de este pez y de aquel otro, de la Bajamar y de la Pleamar, de la Borrasca y del Reposo, de la Noche, de El Mediodía y de la Tarde; y al igual que nos habló del Poema del Mar (o del Atlántico) nos hizo vez las Capas de la Reina y otras muchas plantas autóctonas, y los cuerpos de los amantes, en el Poema de la Tierra.

Subimos y bajamos y entre esto y aquello pudimos escuchar piezas de música clásica, interpretada al piano, acompañando la agradable voz de una joven soprano que puso el punto musical dentro del Museo, porque luego, otra vez afuera, imágenes proyectadas de la vida y obra de Néstor y una actuación armoniosa de un equilibrista moviéndose como los niños en el agua del Poema del Mar pusieron punto y final al memorable evento en honor del 125 aniversario de Néstor.  

sábado, 13 de agosto de 2016

Los Gofiones

Tuvimos la oportunidad de gozar de un concierto especial de Los Gofiones. Éramos, los epectadores, nada más que un centenar, y, el lugar, los entresijos del Teatro Pérez Galdós. Entramos en éste por una puerta lateral, la que da hacia el mar, y nos llevaron por un pasillo en el que se abrían camerinos en los que algunos músicos ensayaban o afinaban sus instrumentos; nos llevaron a una especie de habitación grande, de alto techo, toda negra en la que nos esperaban unas sillas en las que nos acomodamos. Al poco, fueron llegando ellos, los componentes del grupo, también de negro, tocando alguna pieza de su repertorio. Luego, más y más. Canciones y más canciones entre risas y sonrisas.

A veces, nos había parecido que los componentes de Los Gofiones eran de otro planeta, pues, aunque es cierto que de ellos conocíamos sus obras, sus caras en las portadas de los discos, y sus figuras en lo alto de los escenarios, nos faltaba ese contacto más cercano, de persona a persona, que falta casi siempre entre los artistas y los aficionados que les siguen. Todo ello es lo que nos dieron en este concierto especial. Su calidez y su calidad humanas. Su amabilidad y una enorme cordialidad.

Al terminar, se abrió la 'pared' que estaba tras de nosotros. Vimos que era el telón del teatro y pudimos ver éste -desde el escenario- iluminado a tope, mostrándonos la belleza que en su interior tiene nuestro primer coliseo. Pudimos sentirnos como artistas verdaderos, en una representación en la que éramos además el público, y de la que nos llevamos un hermosísimo recuerdo.

lunes, 18 de julio de 2016

Bentejuí

Nos encontramos en Las Canteras con lo que en buena ley pudiera ser una reflexión sobre Bentejuí. De arena, como otras tantas esculturas que durante todo el año nos ofrecen buenos artesanos. En este caso, un buda, un genio barrigón, o un sultán de un país bien lejano con cabeza rapada, grandes orejas (o enormes zarcillos), ojos rasgados, labios sonrientes y barbilla partida en dos. Está sentado con la enorme barriga fuera, en la que como reclamo luce su orondo ombligo. Sobre ésta (sobre la barriga) dos mamas que para sí alguien quisiera, sin sujetador. Cubre su desnudez -en sus partes pudendas- con un chal o toalla que le baja desde su brazo derecho. Además de sobre su trasero, descansa su voluminoso cuerpo sobre una de sus piernas que tiene doblada sobre la arena mientras mantiene sobre su otra rodilla en alto su mano del que pende un collar de cuentas.

Al lado del buda, del genio o del sultán, un nombre: Bentejuí. Nosotros nos preguntamos como llegó nuestro héroe legendario a este nivel de prosperidad y llegamos a la conclusión de que, como se dice, la vida da muchas vueltas y resulta que se metió hace algún tiempo en el negocio de los hoteles para el turismo.

viernes, 15 de julio de 2016

Escuela

En el Teatro Cuyás hemos podido asistir a un agradable espectáculo ofrecido por alumnas y alumnos de la Escuela de Danza Natalia Medina. Fuimos pues actuaba nuestra nieta y queríamos cerciorarnos del avance en sus estudios de danza. Nuestra nieta ha avanzado mucho, y, según hemos visto, tiene un número grande de compañeras y de compañeros que nos mostraron sus saberes tanto en la danza clásica como en la moderna, poniendo sobre el escenario lo mejor de lo mejor de unos estudiantes que se toma el asunto bien en serio. Nos lo demostraron los mayores -jóvenes de ambos sexos- en sus actuaciones y nos lo hicieron ver todos los demás que en una escala descendente van hasta los más pequeñines de las clases. Fueron doce números en la primera mitad del espectáculo y doce más en la segunda parte. Música variada, perfecta coreografía y una puesta en vestuario y en luminotecnia que para sí quisieran espectáculos de profesionales ya consagrados. Magnífico. Sencillamente magnífico. Muestra del buen hacer de la Escuela y del momento dulce de la cultura en nuestra ciudad. Felicidades a ellos, a todos ellos y a todas ellas.  

miércoles, 6 de julio de 2016

Viñetas

Vaya por delante nuestra admiración por Morgan, por su fino humor, por su saber estar, por los detalles que nos ofrece en sus viñetas y por su canariedad. Así, nos fue para nosotros una grata sorpresa el encontrarnos en el CC Las Arenas con una exposición bien montada, con una puesta a punto excelente, de varias decenas de sus entrañables toques de fino humor. Comandadas por Carmelo, su genial personaje, nos cuenta Morgan la historia local y la historia contemporánea del mundo todo pues nada se le escapa de la rabiosa actualidad. La risa, en forma de sonrisa la más de las veces, se pronuncia en nuestras caras, en nuestras miradas, alojándose por último en el fondo de nuestros corazones agradecidos. Ya nos lo dice el propio Morgan: "... La viñeta costumbrista recupera personajes con acento canario y retrata con ellos los afanes de una sociedad que no renuncia a sus raíces..."

jueves, 30 de junio de 2016

Pinojeda

En el Teatro Guiniguada asistimos hace unos días a la proyección de un estupendo documental, a medias una estupenda película, basado en la vida de la poeta y pintora Pino Ojeda. Tuvimos la oportunidad entonces de conocer a esta artista canaria desconocida para nosotros aunque algo sabíamos de sus poesías. Y es que nos ocurre que conocemos a quienes estuvieron viviendo antes que nosotros  en estos peñascales tan sólo por su nombre y no tenemos idea de las inquietudes, zozobras y alegrías que tuvieron en su vida. En el caso de Pino Ojeda era como si fuera una persona etérea, sin cuerpo, sin niñez ni juventud, que escribía poemas inspirados por la gracia. Y así en la película nos sorprendió ver a una mujer luchadora nacida en El Palmar de Teror, niña en este pequeño lugar isleño, luego a una joven por el barrio de Vegueta en Las Palmas en donde conoció el amor y supimos de su pronta viudedad porque en la guerra -infernal guerra incivil- fue muerto su joven marido. Y llegamos a saber, en la magnifica película que lleva por título La habitación del fondo, de las hazañas diarias de una mujer en años de la posguerra (cuando las mujeres eran tan sólo madres y esposas) para salir adelante y estudiar y trabajar, y pintar y escribir... dejándonos el legado de su sentimientos.

domingo, 19 de junio de 2016

En homenaje

Los canarios en general tenemos en el corazón al desaparecido timplista José Antonio Ramos. Y por supuesto, en nuestros corazones, que son bien grandes, lo tenemos los palmenses. Murió joven José Antonio y su muerte repentina parece que engrandeció -como si ello hubiera sido posible- el afecto que teníamos por nuestro paisano, maestro indiscutible del timple. Por ello, recibimos con agrado el concierto que en la Plaza de Santa Ana tuvo lugar el pasado sábado como homenaje al hombre y al artista. Fue un encuentro agradable en el que estuvo presente -en unas imágenes, en una pantalla gigante- el maestro acercándose a su público. La música la puso la Gran Canaria Big Band. Música variada (mucha de ella compuesta por José Antonio), con acompañamiento del timple, y con solos deliciosos de este nuestro instrumento.

Todo ello con motivo de las Fiestas Fundacionales de Las Palmas de Gran Canaria, de la mano del Distrito Cultura del Ayuntamiento capitalino.